Clausurado el curso 2013-2014 de la EFBAL en el Arciprestazgo de Montijo

Print Friendly, PDF & Email

Ponente de la conferencia

Los 350 años del Colegio Seminario de San Atón

 

El pasado jueves 12 de junio, la Casa de la Iglesia de Montijo acogió el acto de clausura del Curso 2013-2014 para las personas que están realizando su formación dentro de la Escuela de Formación Básica Arciprestal para Laicos (EFBAL).


El acto contó con la presencia de don Mateo Blanco Cotano, quien habló de los 350 años del Seminario Metropolitano de San Atón en este año jubilar que cumple aniversario. Fue don Rafael Navarrete, Arcipreste de Montijo, junto a don Antonio Pérez Carrasco, párroco de san Gregorio Ostiense de Montijo, quienes presentaron y acompañaron a un ponente que supo durante algo más de una hora, hacer un entretenido, ameno y reflexivo recorrido por la historia del Colegio Seminario Conciliar de San Atón fundado un 3 de mayo del año 1644 de la manos del obispo fray Jerónimo Rodríguez Valderas quien daba así salida a una de las exigencias que un siglo antes, el Concilio de Trento (1545-1563) había ordenado igualmente ante la necesidad de la creación de este tipo de instituciones para la formación y estudio de los futuros sacerdotes.


Mateo Blanco sacerdote, Doctor en Teología y en Pedagogía, Profesor que ha sido en la UEX y quien durante muchos años fue Delegado Diocesano de Educación supo, por medio de esa historia del Colegio Seminario, a quien tomó como hilo conductor de su exposición, hacer un recorrido por la Educación en Extremadura de la que destacó dos hechos trascendentales en su historia: la fundación de dicho Colegio Seminario y la creación de la Universidad de Extremadura destacando que fue de la mano de la Iglesia como nació la primera institución donde germinó la que sin duda ha sido primera universidad extremeña.


Finalmente recordó la extraordinaria importancia que las parroquias tienen hoy en el siglo XXI como “centros neurálgicos generadores de formación para una laicado responsable, serio y que quiere, como lo demuestran las personas que hoy están aquí –expresó literalmente- algunos terminando sus estudios y otros finalizando un curso, formarse para ser fieles a la tarea de servicio eclesial,de tal manera que, un pueblo sin formación no alcanza nunca la madurez y además, la incultura es una falta de respuesta de amor a Dios.”


Tras la charla, los asistentes pasaron a compartir un ágape fraterno dándose por clausurado este presente curso no sin antes animar a que nuevos laicos se incorporen al plan de estudio que ofrece nuestra Archidiócesis a través de estas escuelas.

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: