Día de la “invención de la Cruz”

La riqueza histórica de nuestra Parroquia en torno a la festividad del 3 de mayo

Cruz en Plaza de Santa Clara. Montijo

“Hermanos: Tened entre vosotros los mismos sentimientos que (fueron) en Cristo Jesús; el cual, siendo Dios en la sustancia, no juzgó usurpación el que su ser fuese igual á Dios, sino que se anonadó á Sí mismo, tomando la forma de siervo, hecho semejante á los hombres, y, reconocido por hombre en la condición, se humilló á Si mismo hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual también Dios le ensalzó, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el Cielo, en la Tierra y en el Infierno, y toda lengua confiese que el Señor Jesucristo está en la gloria de Dios Padre”.

 Carta de Pablo a los Filipenses, capítulo 2.

Un lugar de encuentro con las tradiciones: nuestra parroquia

Montijo tiene un rico pasado vinculado a sus tradiciones y costumbres, especialmente en el terreno religioso y de manera muy sobresaliente en el siempre rico campo de la piedad y la religiosidad popular donde como podemos entender, la parroquia de San Pedro Apóstol ocupa un lugar privilegiado desde a finales del siglo XV principios del siglo XVI (1486-1501), sucediera como templo matriz a la antigua iglesia de san Isidro quien pasó a ser ermita y dependiente de la parroquial de San Pedro.

Es precisamente en este terreno donde ahora, al entrar en el mes de mayo, nos encontramos con una de las festividades que más arraigo tuvo en Montijo, la fiesta del 3 de mayo o invención de la Santa Cruz, si bien hoy en día está prácticamente desaparecida a no ser por esporádicas expresiones estéticas (acertadas y muy interesantes) de asociaciones pero que, litúrgicamente, nada tiene que ver con antaño máxime si recordamos que, la Iglesia tiene todo su ritual centrado en el mes de septiembre con la Exaltación de la Cruz (14 de septiembre). Pero a pesar de todo ello, la Iglesia nos recuerda en ese día del 3 de mayo algo que debemos introducirlo con la misma tradición, con las riqueza literaria que las leyendas y proezas del cristianismo nos sugieren en el paso del tiempo. Hoy somos capaces y podemos -en un mundo tan informatizado y cargado de medios formativos- de poder separar en estas historia lo que es real y aquello que pertenece al imaginario colectivo de nuestra fantasía, una fantasía ciertamente sana.

Leer más

WordPress theme: Kippis 1.15