Tu colaboración con la Iglesia: Campaña Renta 2013

Print Friendly, PDF & Email

NO PAGAS MÁS, NO RECIBES MENOS: 

CON TU APORTACIÓN AYUDAS MUCHO

Te lo vamos a ir recordando de manera periódica a la vez que iremos informando de todo aquello concerniente a nuestra participación en la Iglesia de manera activa y directa. En la Declaración de la Renta, marca la “X” en la Casilla de la Iglesia Católica. ¿Por qué? ¿Para qué?

El Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, y la Iglesia

Es un incentivo fiscal regulado en la Ley de Mecenazgo (ley 49/2002) que considera que muchas instituciones desarrollan una labor valiosa para la sociedad. Ese es el origen de la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles. Es lógico que el Estado promueva e incentive –también fiscalmente– a quienes trabajan a favor del bien común.

En las mismas condiciones que la Iglesia están las Fundaciones, las Asociaciones de utilidad pública, las federaciones deportivas, los partidos políticos, los sindicatos, las iglesias evangélicas,  las comunidades hebreas y los musulmanes. En Madrid, por ejemplo, no pagan el IBI: el museo del Prado, la SGAE, el Hotel Ritz, el Palacio de Liria, etc. Está regulado en la llamada Ley de mecenazgo.

La Iglesia no recibe ninguna cantidad de los Presupuestos Generales del Estado

La Iglesia no recibe ninguna cantidad de los Presupuestos Generales del Estado a pesar de que todavía el 40% de los españoles piensa que sí, que el Estado pasa una cantidad determinada a la Iglesia. Hace ya años que no es así.

La cantidad que la Iglesia recibe depende en exclusiva de la libertad de los contribuyentes al marcar la X a favor de la Iglesia en la Declaración de la Renta. Es más, la cantidad que aparece en los Presupuestos Generales del Estado -algo más de 13 millones al mes- son pagos a cuenta en función del resultado a favor de la Iglesia en el IRPF.

El artículo 16 de la Constitución Española de 1978 establece que los poderes públicos «mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones». Por otra parte, el Acuerdo sobre Asuntos Económicos entre la Santa Sede y el Estado Español, de enero de 1979, establece que «el Estado se compromete a colaborar con la Iglesia Católica en la consecución de su adecuado sostenimiento económico, con respeto absoluto del principio de libertad religiosa» (art II.1). Cooperación y colaboración no es financiación directa, ni subvención.

 

 

 

 

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: