San Pedro acogió una bella “Vigilia de la Inmaculada”

Print Friendly, PDF & Email

Numerosos asistentes de las dos comunidades parroquiales montijanas

“La palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, en ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no pudieron apagarla”

(Sn. Jn. 1)

El templo parroquial acogió en la noche del viernes 7 de diciembre la “Vigilia de la Inmaculada” organizada por el Grupo Interparroquial de Jóvenes de Montijo. Un momento de encuentro de las dos comunidades parroquiales que tuvo una muy aceptable respuesta y dónde nuestros más jovencitos hicieron una propuesta de “camino junto a María”, el mismo camino que ella hizo para encontrarse con aquel Niño-Dios nacido en un pesebre.

En este tiempo de Adviento la figura de María cobra una especial importancia y la Vigilia es una invitación a vivir a la luz de la oración y de la reflexión personal, los valores del Evangelio como María de Nazaret los supo vivir y se nos anima a poner nuestra mirada en el misterio de la Encarnación porque como san Lucas nos dice (evangelista en este Ciclo C) cuando el Señor anuncia el año de Gracia dice “que todos los hombres fijaron su mirada en Él: en medio de las grandes oscuridades del mundo aparece su luz”.

Fue por ello, por lo que anoche el luz para iluminar nuestros caminos y el agua para apagar nuestra sed ante las injusticias del mundo se convirtieron en signos primordiales para que las comunidades parroquiales de Montijo sigan viviendo los tiempos litúrgicos con esperanzado amor y deseos de crecer y que en nuestros caminos, cuando nos encontremos ante la oscuridad, esas grandes oscuridades del mundo, aparezca su luz.

Camino del II Domingo de Adviento, es en la historia de la Salvación donde Cristo tiene su punto culminante y si significado supremo, la encarnación es la revelación de Dios hecho hombre en el seno de María Santísima por obra del Espíritu Santo. Viene al mundo a través de Ella, prepara con una gracia excelentísima, única y singular, a Aquella que sería su Madre, su portadora, el canal privilegiado y la asociada por excelencia en la obra de redención.

Dios intervino en la humanidad a través de la mediación materna de María. Siempre será así. Es a través de Ella que viene el Redentor al mundo. Es Ella quien lo trae y presenta al mundo. Por eso, no podemos fijar la mirada en la Encarnación del Verbo, sin contemplar necesariamente a la Virgen Santísima.

Feliz día de la Inmaculada y buen viaje en este camino del Adviento

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: