Realizado el viaje parroquial

Print Friendly, PDF & Email

Grupo en Serradilla

Un estupendo día de convivencia

El tiempo acompañó y gracias al gran trabajo realizado en la organización de este viaje pudimos disfrutar de un estupendo día de convivencia parroquial conociendo algunos lugares del rico patrimonio espiritual, cultural y natural de Extremadura. La pequeña crónica que viene a continuación y las imágenes de este día son un testimonio de la alegría fraterna que hubo entro todos los asistentes. Para repetir.


Crónica del viaje

A las ocho de la mañana del sábado 25 de mayo se ponía en marcha el autocar que nos llevaría al primero de los destinos programados para este viaje: El Convento de la Purísima Concepción fundado por san Pedro de Alcántara en el Palancar. 



En torno a las diez de la mañana fuimos recibidos por el hermano José que en un ambiente ameno y distendido fue presentando la historia y las características del lugar que luego visitaríamos, “el conventico” fundado por san Pedro de Alcántara en 1557.

Un convento con todas las dependencias necesarias para ocho frailes ¡en 72 metros cuadrados!


“el claustro era un cuadrado tan pequeño que puestos dos religiosos en lo alto uno a uno se daban la mano; y a esta medida todo lo demás; celdas, refectorio, cocina y oficinas que tenía todas las que cualquiera convento suele tener aunque mucho menores”



Santísmo Cristo de la Victoria de SerradillaDespués de disfrutar de un agradable paseo por los jardines de El Palancar nos dirigimos a nuestro siguiente destino: Serradilla. Aquí, en el convento de las MM Agustinas  Recoletas contemplamos la impresionante talla del Santísimo Cristo de la Victoria, creada en 1630 por el célebre escultor Domingo de Rioja por encargo de la sierva de Dios Francisca de Oviedo y Palacios. 

Dejamos Serradilla y nos dirigimos al Parque de los Pinos de Plasencia. Un oasis natural en medio de la ciudad que hace honor al privilegio fundacional concedido por el rey Alfonso VIII (“Tu placeat Deo et hominibus” – “Para el placer de Dios y de los hombres”). Allí repusimos fuerzas compartiendo la comida a la sombra de los árboles y disfrutando de las múltiples aves que pasean por el parque.


Recuperadas las fuerzas, disfrutando de un pequeño paseo por el centro de la ciudad, llegamos a la que sería nuestra última visita de la jornada: La catedral de Plasencia. O, mejor dicho, “las catedrales”, pues Plasencia cuenta con una Catedral Vieja (llamada de Santa María, de los siglos XII y XIII, transición del románico al gótico) y una Catedral Nueva (de los siglos XV y XVI, bellísimo ejemplo de la arquitectura religioso-renacentista y en la que trabajaron los más acreditados arquitectos de la época). Al finalizar la visita a la catedral tuvimos una visita guiada por la exposición “La mirada de la fe” que plantea un bello diálogo entre las afirmaciones del Credo con obras de arte (pintura y escultura) del siglo XIII al XXI.


Finalizada la visita a la catedral y a la exposición dimos un paseo por la ciudad y nos dirigimos a la puerta de la muralla donde nos recogería el autocar para regresar a Montijo. Nuevamente nuestro agradecimiento a quienes se han encargado de organizar este viaje, a los asistentes por su comportamiento y deseamos que pronto podamos disfrutar de otra jornada de convivencia parroquial.

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: