Novena Parroquial: Santa María, puerta del cielo

Print Friendly, PDF & Email

Octavo día de la Novena Parroquial: día de oración por los feligreses que han fallecido en el último año

novena-difuntos-2013@blogparroquia

 

Presidió la celebración D. Emilio Sánchez Saavedra


El lunes 23 de septiembre se celebró el octavo día de la Novena Parroquial a la Virgen de Barbaño que estuvo dedicado a orar por el alma de todas aquellas personas de nuestra parroquia que han fallecido desde que estuvo la imagen de nuestra patrona en nuestro templo hasta ahora. Presidió la celebración quien fue nuestro párroco durante diez años, D. Emilio Sánchez Saavedra, actualmente párroco de la parroquia de San José de Mérida. Concelebraron  con él nuestros dos párrocos, como es costumbre en nuestra parroquia.

La Iglesia ha confiado tanto en la acción protectora de María que en el rito de la recomendación de los moribundos se invoca a Santa María, Madre de Dios, y se ruega que el moribundo ese mismo día pueda tener con ella su morada en la paz de la Jerusalén Santa; más aún, que la misma Virgen venga al encuentro con los ángeles y santos del que está para dejar esta vida, y después de este destierro, le muestre a Jesús, el fruto bendito de su vientre.


Durante la homilía D. Emilio nos invitó a mirar hacia delante -la muerte no es el final del camino, creemos en la resurrección- y recordó que ya desde el Antiguo Testamento se rezaba por los difuntos, y que es algo bueno, como lo es el visitar los cementerios si damos testimonio de esperanza. Porque la Fe aporta a todo hombre que reflexiona una respuesta acerca de su destino futuro que no es otro que el de encontrarse con el abrazo amoroso del Padre que nos espera en el cielo. Y nos hizo una seria advertencia, citando al Papa Francisco, el peligro que corremos de ser cristianos sin resurrección.


novena-difuntos-2013-2@blogparroquiaComo gesto significativo de esta celebración después de la homilía, con la asamblea guardando un respetuoso silencio orante, la monitora fue nombrando a cada uno de los difuntos. Si había algún familiar presente en el templo se acercaba hasta el presbiterio y encendía una pequeña vela desde el Cirio Pascual, simbolizando el deseo de participación en la resurrección de Jesucristo.


Y antes de terminar la Eucaristía D. Emilio nos recordó la actitud que tomó María en las Bodas de Caná cuando se dio cuenta de la necesidad de los novios. Se puso manos a la obra y le dijo a los sirvientes. “Haced lo que Él os diga”.

Ante la situación de crisis que vivimos Santa María de Barbaño nos pide que nos pongamos a la escucha de su Hijo y seguro que descubrimos lo que tenemos que hacer.

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: