Novena Parroquial: Santa María de la Presentación del Señor

Print Friendly, PDF & Email

Segundo día de la Novena Parroquial: Dedicado a los niños y niñas bautizados en el último año.

foto-novena-bautizados-2013

La celebración estuvo presidida por D. Andrés


Hoy martes se ha celebrado el segundo día de la Novena Parroquial a la Virgen de Barbaño. En esta ocasión la celebración estaba especialmente dedicada a los niños y niñas que recibieron las aguas bautismales desde la última edición de la Novena hasta la fecha. Presidió la eucaristía D. Andrés Romero Sánchez, co-párroco de nuestra parroquia y responsable de la pastoral prebautismal por acuerdo y delegación del resto de sacerdotes de Montijo.


Durante la homilía D. Andrés citó la encíclica “Lumen Fide”:

La estructura del bautismo, su configuración como nuevo nacimiento, en el que recibimos un nuevo nombre y una nueva vida, nos ayuda a comprender el sentido y la importancia del bautismo de niños, que ilustra en cierto modo lo que se verifica en todo bautismo. El niño no es capaz de un acto libre para recibir la fe, no puede confesarla todavía personalmente y, precisamente por eso, la confiesan sus padres y padrinos en su nombre. La fe se vive dentro de la comunidad de la Iglesia, se inscribe en un « nosotros » comunitario. Así, el niño es sostenido por otros, por sus padres y padrinos, y es acogido en la fe de ellos, que es la fe de la Iglesia, simbolizada en la luz que el padre enciende en el cirio durante la liturgia bautismal. Esta estructura del bautismo destaca la importancia de la sinergia entre la Iglesia y la familia en la transmisión de la fe. A los padres corresponde, según una sentencia de san Agustín, no sólo engendrar a los hijos, sino también llevarlos a Dios, para que sean regenerados como hijos de Dios por el bautismo y reciban el don de la fe.38 Junto a la vida, les dan así la orientación fundamental de la existencia y la seguridad de un futuro de bien, orientación que será ulteriormente corroborada en el sacramento de la confirmación con el sello del Espíritu Santo. (Lumen Fide 43)


Después de la homilía los padres presentaron a sus hijos ante la imagen de la patrona diciendo en voz alta: “Te presentamos a nuestro/a hijo/a N (nombre del niño), Protégelo, líbralo del mal y del pecado.” Por parte de la parroquia se les hizo entrega de una pequeña medalla de la Virgen como recuerdo de este día y del compromiso que adquirieron cuando pidieron el bautismo para sus hijos.


Santa María de Barbaño, intercede por estos niños, por sus padres, por sus familias y por todos nosotros.

 

 

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: