Este año no vamos a celebrar misa el martes de la cuarta semana de Adviento. ¿Sabes por qué?

Print Friendly, PDF & Email

Y no solo en nuestra parroquia. En ninguna parroquia habrá misa el martes de la cuarta semana de Adviento de este año. Sigue leyendo que te contamos por qué.


Puede que pienses que ese día no habrá misa porque vamos a tener otra celebración. Ya sabes que desde hace varios años en nuestra parroquia los jueves hay oración con exposición del Santísimo en vez de la Eucaristía y que los viernes de cuaresma rezamos el santo Via Crucis y suprimimos la Eucaristía. Nos gusta aprovechar toda la riqueza orante y celebrativa que la Iglesia pone en nuestras manos y disfrutarla pausadamente por lo que procuramos no realizar dos celebraciones juntas. Somos más de disfrutar y saborear un plato preparado con esmero que de pegarnos un atracón espiritual si se nos permite la expresión. Y como en nuestro pueblo tenemos la suerte de contar con un convento de clarisas en el que se celebra la Eucaristía diariamente  quien lo desee puede asistir allí.

Ese no es el motivo.


A lo mejor crees que es porque el Papa lo ha pedido, como pidió que celebráramos la Jornada Mundial de los Pobres. Pero tampoco es por eso. De hecho el Papa no va a celebrar la misa el martes de la semana cuarta de Adviento este año. Y eso que el celebra la misa todos los días.


Pero, antes de seguir, déjanos que te hagamos una pregunta. ¿Sabes qué es el Adviento y lo que significa?


EL ADVIENTO

No hace falta que vayas a la Wikipedia ni a la enciclopedia católica online que enseguida te lo contamos.


El Adviento –del latín “adventus”, llegada- es el tiempo  con el que comienza el Año Litúrgico, durante el que nos preparamos para la llegada del Salvador. Comienza cuatro domingos antes de la Navidad y el color litúrgico es el morado.


El Adviento es ese momento especial que la Iglesia nos ofrece para revisar cómo anda nuestra fe y ponerla a punto para vivirla y celebrarla a lo largo de todo el año que ahora comienza. El Adviento es como cuando llevamos el coche al taller para ver cómo está y hacer una puesta a punto antes de iniciar nuestras vacaciones; es el chequeo de salud que nos hacemos para comprobar si todo está en orden, que el colesterol no nos vaya a dar un susto y retomar esa dieta, ese ejercicio, que quizá habíamos dejado un poco abandonados.


El Adviento es como una puesta a punto de nuestra fe. Ver cómo andamos de Fe, ¿conocemos y creemos lo que pone el Catecismo?, de Esperanza ¿confiamos en Dios y en que cumplirá su palabra? y de Caridad, es el momento de sincronizar nuestro corazón con el de Dios.


El Adviento tiene una triple finalidadMirar al pasado, recordar las promesas de Dios  que ya cumplió con la Encarnación de su Hijo; vivir el presente, renovar nuestra adhesión y nuestro seguimiento del Señor y preparar el futuro, disponer nuestra alma, estar alertas y vigilantes de tal modo que cuando el Señor vuelva – en la Parusía- nos encuentre dispuestos para disfrutar con él de la gran fiesta que nos tiene preparada.


Pincha para saber un poco más acerca del Adviento

Pincha para acceder a recursos de Javier Leoz para el Adviento

Pincha para ver las propuestas de Adviento de la Delegación de Catequesis


El Adviento dura cuatro semanas, las previas a la celebración de la Navidad. Este año comienza el domingo 3 de diciembre y a poco que sepas de matemáticas verás que las cuentas no salen.


Si son cuatro semanas y cada semana son siete días, el  Adviento debería durar veintiocho días. ¿No? Pero resulta que del 3 al 24 de diciembre solo van veintidós días, veintidós y medio si contamos también la tarde del sábado 2 de diciembre en que ya se celebra la liturgia de Adviento.


Eso es así por caprichos del calendario. Mientras para el calendario civil el domingo es el último día de la semana para los cristianos el domingo, el día del Señor, es el primer día de la semana. Como este año el día de Navidad cae en lunes resulta y sucede que la cuarta semana de Adviento sólo tiene un día, el domingo cuarto de adviento que en esta ocasión es Nochebuena.


Este es el motivo por el que no vamos a celebrar la Eucaristía el martes de la cuarta semana de adviento (ni el lunes, ni el miércoles, ni el jueves …): porque no hay.


En cualquier caso la discusión no debe ser si el gato blanco o el gato negro es mejor para cazar ratones, lo importante es que los cace, por eso nos da igual si el Adviento dura más o menos días (siempre serán entre veintidós y veintiocho días) sino si aprovechamos este tiempo de gracia para volvernos hacia el Señor, recordar lo que ha hecho por nosotros, profundizar en nuestra relación con Él y prepararnos con diligencia y atención para su regreso glorioso al final de los tiempos.


Para terminar te ofrecemos un sencillo calendario que puede ayudarte a hacer de este Aviento un tiempo especial de gracia y salvación. Lo hemos cogido de odresnuevos.es.



Si te ha gustado esta entrada de nuestra web te invitamos a que la compartas a través de las redes sociales.


¡Feliz  y provechoso Adviento!


WordPress theme: Kippis 1.15