El Hospital de Pobres (1ª parte)

Print Friendly, PDF & Email

Hospital Ermita Jesús Nazareno

su nacimiento a finales del siglo XVII principios del XVIII

Ecce Homo. Retablo ermita de Jesús Nazareno

“Ese Dios creador. Es Dios y Señor de la historia en vivificantes ejemplos como el de aquella Iglesia de los Tiempos Modernos decicada a los más necesitados por medio de los hospitales de caridad y, reconociendo en el espacio y en el tiempo a un Cristo que es verdaderamente riqueza expresiva en el arte. Dios se manifiesta en el arte que a su vez se convierte en forma de exponer la caridad. Quizá por todo ello, podemos afirmar hoy, cuando el hombre de nuestro tiempo se empeña en querer ser protagonista de la historia, que el Dios bíblicp  no contradice, ni tampoco amortigua esta responsabilidad. Al actuar en la historia de los hombres, la historia recibe ya un sentido de actuación divina.” (1)

Hospital de pobres Jesús Nazareno en Montijo: sus inicios

Con la presencia en Montijo del Hospital de Pobres “Jesús Nazareno” la villa entra en el censo que Floridablanca realiza para el año 1787 y del que cuenta para Extremadura con 31 hospitales, 2 hospicios, 111 empleados en estas instituciones (mayordomos, hospitaleros, curanderos, alarifes, etc.); 48 enfermos y 26 enfermas que eran atendidas; 29 hospicios para loco y 27 hospicias para locas en la terminología del XVIII.

La Congregación Jesús Nazareno como hemos podido estudiar, se extendió por toda nuestra comarca emeritense con la clara idea establecer un importante área de actuación para tender las necesidades de marginados, pobres, transeúntes y enfermos por localidades como Mérida, Montijo, Torremayor, Puebla de la Calzada y Lobón (en todas ellas importante la labor franciscana que acoge a esta congregación de los hermanos hospitalarios).

El Hospital Jesús Nazareno de Montijo era un edificio de una sola planta que tenía adosada y con acceso propio una ermita o capilla a modo de oratorio. La primitiva y original forma arquitectónica, así como su ornamentación la conocermos de manera muy somera, especialmente por las posteriores remodelaciones que el edificio sufrió en el siglo XIX y por una buena parte de sus obras de arte algunas de la cuales estaban ocultas por otras de fecha posterior.

Los primeros documentos que no hablan de él serán precisamente los iconográficos y pictóricos de finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII para tener que esperar a mediados de esta última centuria cuando en el Catastro del Marqués de la Ensenada del año 1753 se diga de él: “A la trigésima pregunta fijeron que hay un hospital en el que se recogen pobres viandantes con el título de Jesús Nazareno, cuya cuenta ignoran y se remiten a la relación que hubiere dado su mayordomo y se distribuye en el culto Divino.”

_____________

Bilbiografía

(1).- Valerio Manunucci: Revelación en la Historia a través de la Historia. Cap. III La Biblia como Palabra de Dios. Introducción a la Sagrada Escritura. Pág. 39. Editorial Desclée De Brouwer. 5ª Edición. Bilbao, 1997).

WordPress theme: Kippis 1.15