Día cuarto: Peregrinar en Silencio

Print Friendly, PDF & Email

9 de agosto: Redondela – Pontevedra


Una nueva etapa nos acerca un poco más a Santiago. Hoy recorremos los 18 kilómetros que hay entre Redondela y Pontevedra, capital de la provincia del mismo nombre y que llevamos tres días recorriendo. La ciudad está situada en el centro geográfico de la provincia y según la leyenda fue fundada por Teucro de Troya. El monumento más representativo es el Santuario de la Virgen Peregrina, patrona de la provincia y de la ciudad.


Los peregrinos ya saben que no hacen el camino solos, de forma individual, sino en grupo, formando una comunidad que peregrina, aunque esta experiencia grupal es también, y tiene que serlo, una experiencia personal. Por eso hoy se les propone la experiencia del silencio, de hacer parte de la etapa en silencio, para poder experimentar el Silencio, con mayúscula.


Un Silencio que tiene mucho que “decir”, que aleja del ruido que nos aturde; que incita a reflexionar, a darse cuenta de los detalles; que nos hace profundizar en nosotros mismos. El Silencio es una necesidad para el Peregrino para poder encontrar dentro de uno mismo lo más original suyo y, sobre todo, para poder escuchar a Dios.

El Silencio ayudará al peregrino a descubrir quién es y quién es el otro.


PEREGRINAR EN SILENCIO

Quisiera callarme, Señor,

y esperarte.

Quisiera callarme,

para estar junto a las cosas,

junto a todas tus criaturas,

y oír tu voz.

Quisiera callarme para reconocer tu voz,

entre otras muchas.

“Cuando todas las cosas

estaban en medio del silencio”,

dice la Biblia, “vino desde el trono divino,

oh, Señor, tu Palabra poderosa”.

Quisiera callarme

y sorprenderme

de que Tú tienes una palabra para mí.

Señor, no soy digno de que Tú vengas a mí,

pero di solo una palabra,

y mi vida quedará transformada.


WordPress theme: Kippis 1.15