Concilio Vaticano II

Print Friendly, PDF & Email

Asamblea conciliar

 

CONCILIO VATICANO II. 1962-1965.

 

El gran acontecimiento de nuestra Era Moderna en el ámbito de la Iglesia fue el Concilio Vaticano Segundo, convocado por el Papa Juan XXIII y seguido y clausurado por el Papa Pablo VI. Se propuso actualizar la vida de la Iglesia sin definir ningún dogma. Trató de la Iglesia, la Revelación, la Liturgia, la libertad religiosa, etc. Recordó el Concilio la llamada universal a la santidad.

Se pretendió que fuera una especie de “agiornamento”, es decir, una puesta al día de la Iglesia, renovando en sí misma los elementos que necesitaren de ello y revisando el fondo y la forma de todas sus actividades.

Proporcionó una apertura dialogante con el mundo moderno, incluso con nuevo lenguaje conciliatorio frente a problemáticas actuales y antiguas. Las características del Concilio Vaticano II son Renovación y Tradición.

Ha sido el concilio más representativo de todos. Constó de cuatro etapas, con una media de asistencia de unos dos mil Padres Conciliares procedentes de todas las partes del mundo y de una gran diversidad de lenguas y razas. 

El Concilio se convocó con el fin principal de:

  • Promover el desarrollo de la fe católica.
  • Lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles.
  • Adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo.

Tras un largo trabajo concluyó en 16 documentos, cuyo conjunto constituye una toma de conciencia de la situación actual de la Iglesia y define las orientaciones que se imponen.

El Concilio Vaticano II es el hecho más decisivo de la historia de la Iglesia en el siglo XX.

Los 16 Documentos del Concilio Vaticano II

1. Las cuatro Constituciones.

(Constitución: es un documento que posee un valor teológico o doctrinal permanente)

Lumen Gentium. La Iglesia, Luz de las naciones.

La Iglesia es el pueblo de Dios, en el cual todos los cristianos son responsables y solidarios. María es madre en la Iglesia.

Nació de un deseo de la Iglesia misma para renovarse en su misión de salvación. En la constitución el Pueblo de Dios está presente en primer lugar; no interviniendo la jerarquía más que en segundo lugar y al servicio del primero. Todos misioneros, todos responsables.

La autoridad: un servicio.

El obispo: pastor querido por Cristo.

La colegialidad de los obispos: solidaridad y responsabilidad universales.

La Iglesia: comunión, institución, misión.

 

Sacrosanctum ConciliumLa Sagrada Liturgia.

Oración litúrgica y sacramentos piden la participación activa de todos.

La renovación litúrgica se remonta hasta Pío X. Toma su base y prolonga la Encíclica de Pío XII “Mediador Dei” (1947) sobre la liturgia. Afirma que en la liturgia, Jesucristo mismo obra como sacerdote, unido a todos los bautizados. El fin esencial de la reforma litúrgica es obtener la participación activa de todos, la cual es “la fuente primera e indispensable donde los fieles deben obtener un espíritu verdaderamente cristiano”. La liturgia tiene una parte inmutable, la que es institución divina y otras partes sujetas a cambios que pueden variar en el curso del tiempo, incluso deben, si se han vuelto inadaptadas. (art. 21). El misterio Pascual es el corazón de la liturgia. La Constitución insiste sobre el lugar primordial que debe dársele a la Palabra de Dios. La Constitución revisó la liturgia de todos los Sacramentos.

 

Gaudium et spes. La Iglesia en el mundo actual.

La comunidad cristiana se reconoce solidaria del género humano y de su historia. Quiere salvar al hombre en su totalidad.

En esta Constitución la Iglesia ha querido hoy considerar al mundo en todas sus expresiones: cósmicas, humanas, históricas. Afirma que la Iglesia es solidaria, íntimamente solidaria con el género humano. Constata que ante los formidables cambios que sacuden a este mundo, muchos hombres se interrogan. Afirma que se debe reconocer la “igualdad” fundamental de los hombres. Explica lo que la Iglesia puede hacer para ayudar a los hombres.

Aborda 5 problemas que cree urgentes:

1. la familia.

2. la cultura.

3. la vida económico – social.

4. la vida política.

5. vida internacional.

Dei Verbum. La Revelación Divina. 

Los impulsos escriturísticos cobraron impulso decisivo con León XIII, Pío X, Benedicto XV y más tarde Pío XII. Se pasó de un excesivo apegamiento a la palabra material del texto a una penetración más profunda de los hechos y dichos de Dios como portadores de un mensaje de salvación para los hombres. Se propuso una interpretación desde un ángulo contextual y no meramente textual de la palabra escrita.



 2. Los nueve decretos.

(Decreto: es una decisión o un conjunto de decisiones que tienen un alcance práctico normativo o disciplinar.)

 

Ad Gentes. La actividad misionera de la Iglesia.

La Iglesia debe insertarse en todos los grupos humanos respetando sus condiciones sociales y culturales.



Presbyterorum Ordinis. Vida y ministerio de los sacerdotes.

Los sacerdotes, cooperadores de los obispos, son servidores de Cristo y de sus hermanos para la palabra de Dios, el don de los sacramentos y la constitución de la Iglesia.



Perfectae Caritatis. Renovación de la vida religiosa. 

Retorno a las fuentes evangélicas y participación en la vida de la Iglesia son las condiciones de vitalidad de las órdenes religiosas.



Christus Dominus. La misión de los obispos.

Los obispos participan en el cuidado de todas las Iglesias.



Optatam Totius. Formación de los sacerdotes.

A toda la comunidad cristiana incumbe el deber de suscitar vocaciones.



Apostolicam actuositatem. Apostolado de los seglares.

Los laicos tienen, por su unión con Cristo, deber y derecho de ser apóstoles.



Inter Mirifica. Los medios de comunicación social.

Prensa, cine, radio, TV, deben contribuir a la justicia y a la verdad.



Orientalium Ecclesiarium. Las Iglesias Orientales Católicas.

La variedad en la Iglesia no daña su unidad, sino que manifiesta su riqueza espiritual.



Unitatis Redintegratio. El ecumenismo.

Promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos.

 

3. Las tres declaraciones

(Declaración: es la expresión de una etapa en la investigación y la aclaración.)

 

Dignitatis Humanae. La libertad religiosa.

La verdad no se impone más que por la fuerza de la verdad.

Gravissimun Educationis. La educación cristiana.

Todo hombre tiene derecho a educación. La familia es la primera responsable.

Nostra Aetate. Las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas.

La Iglesia mira con estima las demás religiones, porque contienen una parte de verdad. Rechaza toda discriminación racial o religiosa.

WordPress theme: Kippis 1.15