Clausura de la “Semana por la Vida” en Montijo

Print Friendly, PDF & Email

La parroquia de San Pedro Apóstol acoge una impresionante “Clausura” de la Semana por la Vida: la “Eucaristía” punto de encuentro junto a nuestro Pastor Diocesano

Presidió la Eucaristía Monseñor don Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz

Video de Antonio Rodríguez Cabañas

Hoy es la fiesta de Cuasimodola fiesta que realizamos los católicos el primer domingo siguiente al de Pascua. Indudablemente durante la llamada cincuentena Pascual estamos los cristianos anunciado con fuerza aquello que es cierto: ¡Cristo ha resucitado! Y hoy además, en la parroquia de San Pedro Apóstol hemos abierto las puertas del corazón a esta alegría de Cristo vivo entre nosotros a través de un sí clarísimo a la vida y a la familia clausurando la Semana por la Vida que como no podía ser de otra forma ha gira en torno a la gran fiesta de la Eucaristía. Además en este domingo 7 de abril, en la ciudad andaluza de Córdoba, en su Santa Iglesia Catedral otro acontecimiento centraba y pedía a los extremeños y montijanos que mirásemos hacia ella: la beatificación del Padre Cristóbal de Santa Catalina nacido en Mérida desde don como fundador de la orden de hermanos franciscanos hospitalarios nazarenos, se extendió por toda Extremadura y Andalucía de manera por ejemplo que Montijo vería a finales del siglo XVII principios del XVIII el hospital ermita Jesús Nazareno, nuestra actual “ermita de Jesús”.

La Eucaristia ha estado presidida por Monseñor don Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz y concelebrada por sacerdotes venidos desde localidades de nuestro Arciprestazgo conjuntamente con el arcipreste don Juan Antonio Delgado Silvero y los párroco de san Pedro don Andrés Romero Sánchez y don Pedro Gómez Serrano. Era el momento cumbre de la Semana por la Vida que desde el pasado lunes 1 de abril han acogido las parroquias montijanas a través de las cuales sus agentes de pastoral con los sacerdotes de las comunidades a la cabeza han querido volcarse en un trabajo lleno de esfuerzo pero recompensado en la gratitud de sentirnos unidos en Cristo a nuestra Iglesia.

En la Homilía, Monseñor García Aracil ha querido dirigirse tanto a adultos como a los más pequeños sobre los que ha manifestado desde un primero momento su sorpresa agradable al ver el templo lleno de ellos y en sus palabras hemos podido darnos cuenta de que el mensaje a favor de la vida está por encima de cualquier moda que muchas veces es contraria a preservar este maravilloso don que es la vida misma dado por Dios. Tenemos que ser capaces de poder decir “sí a la vida” como cristianos comprometidos con el mensaje mismo de resurrección y de esta forma no escondernos detrás de maneras o modas sociales, de ritmos que nos piden otra cosa, al igual que expresar nuestro más claro y rotundo rechazo al aborto -que hemos venido proclamado de manera considerable a lo largo de esta semana- y de ser maduros y consecuentes con el Evangelio y el sentido de protección de ésta que en él va implícito.

Al finalizar la Eucaristía, en el atrio de san Pedro se habían colocado los globos que posteriormente, tras leer un mensaje que implicaba todas estas ideas en defensa de la vida, fueron soltados con una tarjeta en la que podía leer “Mi razón por la vida es………” a modo nominal de todos los que han participado a lo largo de la mencionada semana.

Vigilia de Oración: convento de las Clarisas. Stmo. Cristo del Pasmo. Sábado 6 de abril.-

Como acto previo a esta clausura, el convento del Santísimo Cristo del Pasmo de las madres clarisas, acogió la noche del sábado 6 de abril una Vigilia de Oración oración organizada por los Catequistas del Nivel de Confirmación. Una oración que a la vez sirvió para poder trasladar en procesión el Icono de la Virgen de María de Guadalupe al templo parroquial de san Pedro Apóstol para los actos del día siguiente.

Durante la celebración de la vigilia tuvimos ocasión de meditar a la luz de la Palabra por medio de la escenificación de aquellos estadios en los que el ser humano pasa a lo largo de la vida madurando como persona: desde ser “semilla y embrión” hasta que envejece y se entrega definitivamente a los brazos de Padre Eterno: niñez, adolescencia, juventud, matrimonio, etc. Importante fue el testimonio de Marta, cristiana evangélica, estudiante de Matemática que dedica su actividad pastoral a “rescatar” a las mujeres y parejas que se acercan a los abortorios con la intención de abortar. Estremecedor mensaje el de esta chica, que con la Biblia en la mano intenta evitar esas muertes: en Extremadura diariamente mueren 300 niños víctimas de las prácticas abortivas. 

WordPress theme: Kippis 1.15
A %d blogueros les gusta esto: