Beaterio Remedios

Print Friendly, PDF & Email

Beaterio de Nuestra Señora de los Remedios: la vida religiosa en el siglo XVII.

beaterio1

Cuando hablamos del Beaterio de Nuestra Señora de los Remedios indudablemente estamos hablando de una Congregación que ha dado un paso más hacia el objetivo final que será, crear en Montijo una comunidad de religiosas y que al parecer, fue inaugurado en el año 1961 (1). La creciente hacienda y economía del primitivo Beaterio, hace que estas mujeres se trasladen de manera progresiva primero de la casa en la calle Badajoz a una nueva en la calle de Santa Ana donde nacerá este nuevo modelo de vida religiosa y acabará configurándose una congregación en la que a finales del siglo XVII acogerá el ingreso de la hija del IV Conde, doña Manuela (2).

Directamente relacionado con todo ello, está por ejemplo la llegada a Montijo de la preciosa talla de Juan de Juni que acabará dando nombra al Convento y del que hablamos en nuestro último apartado. Lo cierto es que, el Beaterio de Nuestra Señora de los Remedios nos permite conocer la vida de estas religiosas en la segunda mitad del siglo XVII. La advocación mariana de Los Remedios es una advocación que se extiende por Europa y España a lo largo de todo el siglo XVI de la mano de la Orden de los Trinitarios y que ocasionó que muchos lugares sus templos y ermitas terminaran estando bajo su advocación.

Vida de la Comunidad entre 1619-1691-1699

Ahora, cuando nos adentramos en los años del primer tercio del siglo XVII y especialmente en los momentos centrales de esta Centurua, la comunidad estaba formada por sor Elvira de San Juan, beata-presidenta; María de San Juan, Juana María de San Francisco, María de Santiago, María de San José, Leonor de Jesús, Mariana de la Concepción, Catalina de San Marcos, Isabel de San Agustín y Constanza de San Bernardo. Vestían con manto y hábito de extremeña como los que usaban las monjas clarisas, de aquí que posteriormente abrazaran la regla franciscana de Santa Clara. Diariamente realizaban dos horas de oración mental, una de prima y otra después de la completas. Igualmente era diario el rezo de oficio a la Virgen en el coro, como acostumbran en otros conventos. Ayunaban la festividad de todos los Santos hasta la Navidad, días de Cuaresma y algún día de la semana voluntariamente. Una vez que entraban en la comunidad, estaban durante un año  de noviciado y al final, profesaban tres votos de la Orden Tercera Franciscana, guardando clausura voluntariamente.

Un interesante conjunto documental que ha sido estudiado y que se basa en los testamentos de éstas beatas, permite poder conocer, aunque de manera superficial, la vida del beaterio hasta el momento de la erección en convento en el año 1704. En ellos se recoge una cronología que comprende entre los años 1649, 1662, 1678 y 1693 hasta el momento en que el conde de Montijo, don Cristóbal Portocarrero y Guzmán eleva al Papa en el año 1699 para que dicho beaterio pasara a ser convento.

___________________________

Bibliografía

(1).- Urrea, Jesús: Juan de Juni al servicio de los Almansa Monográfico.

(2).- Navarro del Castillo, Vicente: Historia condal de la villa de Montijo. Mérida, 1974.

ENLACES                                 

Ir a: Conventual de las Clarisas

WordPress theme: Kippis 1.15