Nuestros primeros pasos

Print Friendly, PDF & Email

Comenzó a levantarse el templo entre 1490-1499

Su primer párroco fue fray Bartolomé Pérez compartiendo curato con la iglesia de San Isidro

Las crónicas en torno a la fábrica o construcción del efidicio conocido como parroquia de San Pedro Apóstol nos conducen al último cuarto del siglo XV cuando en la primera visita de los caballeros de la Orden Militar de Santiago éstos, desde la villa de Lobón pues no pudieron cruzar el río Guadiana por una crecida, informan que había dos templos y que el de san Pedro Apóstol era tempo matriz o parroquia recayendo su curato en la persona de fray Bartolomé Pérez. Pero ni éste era el primero, ni el año de la visita, 1494 pueden ser considerados como los primeros momentos o capítulos de su historia, de nuestra Historia.

Los primeros momentos: 1490-1499

La descripción que hacen los dichos visitadores es de un edificio que claramente tiene una primera nave ya levantada en el año 1498, su curato, mayordomo y presente el que si podemos considerar como primer ejercicios económico de la antedicha mayordomía. Todo ello nos hace pensar que, el templo debió de comenzarse años antes y que en el momento de la redacción se encontraba en obras de remodelación y ampliación como así lo expresan los mismos visitares.

El mencionado cura párroco sucedía a  Juan Ruíz del hábito de Santiago, quien era cura de san Pedro Apóstol y párroco de San Isidro, primera parroquial de la villa, quien había sido nombrado en el año 1486. Poseía bienes suficiente la parroquia como para sufragar parte de los gastos que ocasionaban sus obras pues el resto del dinero procedía de donativos de los hombres buenos de esta villa.

Destacan en el año 1494 varios pedazos de tierra que poseía en Valdelobos, Carrasqueras, camino de Las Carretas, camino de Barbaño y camino de Torre Águila así como, casas, huerto y ganado (un buey, una vaca y un añojo que venderían para sufragar las obras). Además en estos momentos se encargaba del manetimiento de la que ya parecía claramente advocada a ella y que había sido como decimos anteriormente iglesia parroquia, la ahora ya ermita de San Isidro.

Comienza a gestarse su título de colación: 1501

Será entre los años de 1494 y 1501 cuando la parroquia pase a ser de manera podríamos decir oficial, parroquia. Ello lo otorgaban unos documentos que alcanzaban su culmen con el llamado título de colación y curato parroquial que llegaría definitivamente en el año 1501 de los mismos Reyes Católicos como máximos responsables ya de las órdenes militares y que sería firmado en la ciudad de Écija.

Personalidades civiles y eclesiásticas del momento intervinieron para adquirir el documento definitivo: firmas de una carta de privilegio de López González de Valbuena Provisor General de la Orden; carta otorgada de García Ramírez Provisor de San Marcos de León; cartas firmadas de Alonso de Cárdenas Maestres de la Orden y finalmente, el título de curato otorgado a fray Bartolomé Pérez.

Desde este momento y hasta la primera década del siglo XVII, las obras sobre el templo parroquial no cesarán con nuevas naves, crucero, retablo mayor y sacristías para alcanzar en el XVIII su mayor aporte en ornamentación, imaginería y retablos.

* Capítulo siguiente: “La cruz parroquial: 1556-1620”.

* Fuentes Bibliográficas:

– Iglesias Aunión, Pablo: Historia de la Comarca de Lácara. Del Medievo a los Tiempos Moderno. Edita: Adecóm-Lácara. Imprime: Diputación Provincial de Badajoz. Puebla de la Calzada, 2000. Págs. 200-203.

WordPress theme: Kippis 1.15